Denise Levertov - Estadías en el Mundo Paralelo


Denise Levertov - Estadías en el Mundo Paralelo
Denise Levertov (n. en Ilford, Essex el 24 de octubre de 1923 – fallecida el 20 de diciembre de 1997) 


Vivimos nuestra vida de pasiones humanas,
crueldades, sueños, conceptos,
crímenes, y el ejercicio de la virtud
en y junto a un mundo ajeno
a nuestras preocupaciones, libre
de aprehensión aunque afectado,
ciertamente, por nuestras acciones. Un mundo
paralelo al nuestro, si bien superpuesto.
Lo llamamos "Naturaleza"; y solo con renuencia
admitimos que nosotros mismos somos también "Naturaleza".
Pero, cuando perdemos noción de nuestras obsesiones,
de nuestros propios asuntos, porque nos desviamos por un minuto,
tal vez por una hora, hacia la pura (casi pura)
respuesta de esa vida despreocupada:
nube, pájaro, zorro, el flujo de la luz, el danzante
peregrinaje del agua, la vasta quietud
de los insectos ante la ventana iluminada,
las voces de los animales, el ruido mineral, la conversación
del viento con la lluvia, del océano con la roca, el balbuceo
del fuego con el carbón; entonces, algo metido
en nosotros, atado como un burro a su parcela
de pasto carcomido, se libera.
No terminamos de descubrir
dónde habíamos estado, cuando somos atrapados otra vez
en nuestra propia esfera (a la que debemos volver,
por supuesto, a cumplir nuestros destinos),
aunque un poco cambiados.



Versión: Isaías Garde




Denise Levertov - Sojourns in the Parallel World


We live our lives of human passions,
cruelties, dreams, concepts,
crimes and the exercise of virtue
in and beside a world devoid
of our preoccupations, free
from apprehension--though affected,
certainly, by our actions. A world
parallel to our own though overlapping.
We call it “Nature”; only reluctantly
admitting ourselves to be “Nature” too.
Whenever we lose track of our own obsessions,
our self-concerns, because we drift for a minute,
an hour even, of pure (almost pure)
response to that insouciant life:
cloud, bird, fox, the flow of light, the dancing
pilgrimage of water, vast stillness
of spellbound ephemerae on a lit windowpane,
animal voices, mineral hum, wind
conversing with rain, ocean with rock, stuttering
of fire to coal--then something tethered
in us, hobbled like a donkey on its patch
of gnawed grass and thistles, breaks free.
No one discovers
just where we’ve been, when we’re caught up again
into our own sphere (where we must
return, indeed, to evolve our destinies)
--but we have changed, a little.


0 comentarios:

Publicar un comentario

 

BlogRoll

Facebook

Seguir por mail